Restaurar puertas

Restaurar puertas

Todo sabemos que el tiempo para nuestras pertenencias puede llegar a suponer un problema si no tenemos cuidado, o si no las protegemos como es debido frente a los cambios climatológicos. Este es el caso de las puertas exteriores.

Las puertas exteriores principalmente las de madera son las que más pueden llegar a sufrir su desgaste con el paso del tiempo, sobre todo por los cambios de temperaturas frío y calor, o la humedad con la lluvia, así como las granizadas o la nieve pueden suponer grandes adversarios para nuestras puertas de madera.

En este artículo vamos a comentar un proceso que podríamos seguir para restaurar una puerta externa de madera, y devolverla a un estado prácticamente nuevo.

Lo primero que deberemos usar, será un borrador de pinturas, un decapante o algo por el estilo. A pesar de que lo que queremos es restaurar nuestra puerta, primero deberemos eliminar la pintura que tenía anteriormente con nuestro producto, y una espátula. Posteriormente pasaremos un disolvente para eliminar el resto de las impurezas que hayan podido quedar antes de lijar nuestra querida puerta.

Usaremos un tapagujeros, para deshacernos de todos esos hoyos que encontremos en nuestra puerta, hay de diferentes colores así que cogeremos uno que se le parezca al color de nuestra puerta.  Ahora podemos lijar un poco nuestra puerta, con una lija fina para terminar con el proceso de eliminación inicial donde terminamos de limpiar el resto que haya quedado de barniz, o del tapagujeros que hemos usado.

Para evitar hongos y humedad, usaremos un tapador de poros en nuestra puerta, además aceptará mejor el barniz, y ocuparemos menos cantidad que si no hubiéramos usado el tapa poros. Para final el proceso de restauración aplicaremos nuestro barniz con el color que hayamos elegido para nuestra puerta y cuyo fin es protegerla nuevamente ante todo ese tipo de enemigos que hemos comentado al inicio del artículo.

Una vez secado el barniz, ya habremos terminado. Podemos aplicar más capas de barniz, para encontrar el color deseado y una vez secado, colocamos nuestra puerta ya lista.

Debemos tener cuidado al aplicar los productos, ya que son productos que pueden ser peligrosos, ya que probablemente sean muy intolerantes al fuego, es decir son productos inflamables. Se aconseja usar guantes para protegernos, y limpiar toda la zona de trabajo una vez acabado para volver a usarla de nuevo la próxima vez que necesitemos. Hay que tener cuidado al lijar la puerta, ya que si lo hacemos con desgana y sin cuidados podemos eliminar más madera de la necesaria o si hemos elegido una lija muy “rascadora” podemos estropear la puerta.

Esto es un conjunto de pasos que podríamos seguir y que son muy sencillos y fáciles de aplicar si lo hacemos con detenimiento y su respectivo cuidado para restaurar nuestras puertas antiguas y devolverlas a mejor vida.

No Comments

Post A Comment

WeCreativez WhatsApp Support
Nuestro equipo está para ayudarle a resolver cualquier duda,
???? Hola, ¿Como puedo ayudarte?